Seguidores

miércoles, 10 de mayo de 2017

Los ingleses capturan la villa de la Concepción de Pando

En el marco de la pequeña campaña en la Banda Oriental durante las invasiones inglesas, ha tenido lugar un combate que se ha resuelto arbitralmente empleando el programa JGNP sin presencia de jugadores, dado que se trataba de un escenario muy pequeño. Este es el relato de lo acontecido.
El 18 de febrero de 1807 la fuerza expedicionaria inglesa al mando de Auchmuty se movilizó en dos columnas que convergieron en el atardecer del 19 en las proximidades de la villa de la Concepción de Pando. El 20 a la mañana la brigada del LtCol Backhouse avanzó sobre la villa con el Reg.40° de infantería, el Reg. 87° de infantería y su artillería a pie.
En la localidad lo esperaban pobladores y milicias locales al mando de don Manuel de Viana armados con algunos mosquetes, pistolas y trabucos.
Backhouse advertido que el ejército virreinal no estaba en la localidad ni en sus alrededores no quiso perder el tiempo y avanzó sus cañones a tiro de metralla. Desplegó a su derecha al Reg.40° y al 87° lo dejó formado en columna como reserva junto a la batería.
Inmediatamente inició un tremendo bombardeo sobre la villa, los defensores no podían responder dado el corto alcance de sus armas y resistieron cubriéndose lo mejor que podían.
Tras una hora de continuo bombardeo la localidad y la iglesia se incendiaron provocando la huida de los pocos pobladores que aún quedaban allí, pero los milicianos siguieron en sus puestos.
Backhouse dio la señal para que el 40° iniciara su avance. Los disciplinados infantes británicos marcharon formados en línea y al estar a distancia eficaz de fuego de mosquetes lanzaron una terrible descarga. Los defensores sufrieron muchas bajas, pero no se retiraron y devolvieron el fuego. La línea inglesa no se inmutó y dejando atrás a sus heridos siguió avanzando.
Montado en un caballo negro don Manuel Viana organizaba la defensa y daba coraje a sus paisanos pero finalmente una bala lo derribó. Para entonces quedaban menos de la mitad de milicianos en condiciones de seguir peleando y las casas se consumían por las llamas, don Manuel ordenó la retirada.
Finalmente, los ingleses entraron en el pueblo. No se ocuparon de los heridos, pero inmediatamente se dieron órdenes para requisar víveres, valores y todo cuanto pudiera ser de alguna utilidad.

Esa noche una partida de dragones que había sido enviada a explorar regresó al galope informando que había sido avistado a todo el ejército virreinal desplegado junto a la villa de la San Isidro de Las Piedras.

domingo, 16 de abril de 2017

Arboles caseros

Acá van algunas fotos del proceso casero de confección de árboles para las mesas de invasiones inglesas, la idea es tener retamas, ombúes y chañares.
No es un árbol, en realidad es una planta arborescente oriunda de la Argentina, la Banda Oriental y el Brasil, es el ombú, Phytolacca dioica. Pese a su tronco grueso y su gran porte (alcanza una altura de 10 a 15 m, con una amplia copa y grandes raíces visibles) es una hierba que puede alcanzar grandes proporciones (especialmente en la base del tronco) pero la consistencia de su madera es muy ligera, casi herbácea, por ello erróneamente hay quien lo ve más como un árbol que como una hierba gigante. Es clasificado sistemáticamente en botánica como Dicotiledónea o. centrospermales, Fam. fitolacaceas cuyas características son plantas herbáceas o leñosas, de especies dióicas (individuos machos con flores y hembras con flores y fruto baya). El ombú silvestre, oriundo del noreste argentino, tiene un porte muy distinto al que presenta el cultivado en la Pcia. de Buenos Aires, cuyo tronco llega a tener varios metros de altura y gran diámetro. Por lo que desde el punto de vista morfológico es un árbol, con una estructura anatómica anómala, muy carnosa, carente de crecimiento secundario y anillos de crecimiento. 
El "Ombusillo" Phytolacca tetramera, especie endémica del noreste de Buenos Aires, la cual se extiende desde La Plata hasta la bahía de Samborombón, es notoriamente el de menor tamaño. Quienes aducen que es una hierba gigante resaltan principalmente las curiosas características de su tallo, bastante húmedo y verde sin notorios anillos de corteza, de madera esponjosa y blanda (la madera de ombú a no ser que esté muy desecada no sirve para hacer leña de fogones ni para tallas de carpintería). Contiene grandes cantidades de agua, lo que le permite sobrevivir en el entorno de escasas lluvias de la pampa seca. Crece rápidamente, y es inmune a buena parte de los insectos que depredan las hojas de la flora pampeana gracias a su savia tóxica.
Acá van fotos de unos intentos de hacer un par de ombúes:
Pese a ser de una madera de características "herbáceas" el ombú ha tenido y mantiene grandes utilidades para el ser humano en la región de la llanura pampeana: sirve de refugio (especialmente de día como "sombra" para el descanso) ante jornadas muy calurosas o en temporales y "avenidas" (grandes crecidas de aguas); su sombra mantiene la humedad superficial del suelo adyacente y sirve de hito, mojón o señal para situar distancias y territorios en la pampa. Es fácil encontrar referencias al ombú dentro del folklore rioplatense y en la tradición gauchesca. Su amplia copa servía de sombra a los viajeros durante las horas de sol más intenso, ganándole el respeto y la amistad del gaucho.

martes, 11 de abril de 2017

lunes, 27 de marzo de 2017

Pequeña campaña en la Banda Oriental - se reorganizan los ejércitos -

Enero de 1807
Es sabido que se han divisado goletas y faluchos ingleses, escoltados por bergantines y fragatas, realizando sondeos en diferentes puntos de la costa de esta provincia. Los reportes indican que los navíos han sido avistados en los sectores T7, T8, U7 y P7 según la denominación de la cartografía de la Armada Real. 
También se rumorea que los ingleses estuvieron en las proximidades de la desembocadura del río Santa Lucía. En ese sector tuvo lugar el desembarco de un oficial, algunos infantes de marina y varios marineros recorrieron la playa y subieron la barranca por varios lugares. El oficial tomó apuntes de todo y probablemente haya realizado dibujos de vistas de la playa y la barranca. Estos trabajos duraron varias horas y al atardecer retornaron a su nave.
Se han visto partidas de la fuerza Extramuros del Sr. Marqués de Sobremonte llegar hasta las vecindades de San Carlos y de Maldonado, donde se han encontrado partidas enemigas pero no se han trabado en combate. Los lugareños informan que el ejército inglés está acantonado allí. 
La partida de Voluntarios de Montevideo divisa a los Dragones ingleses pero no descubre sus propias posiciones y de inmediato se retira. 
Los ingleses saben por sus agentes en Montevideo que todo el ejército virreinal aun se encuentra en esa plaza y que se está reorganizando.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Pequeña campaña en la Banda Oriental- primera batalla

Introducción
El objeto de esta pequeña campaña es rememorar las jornadas de la segunda invasión inglesa en la Banda Oriental planteando en la mesa de juego algunos combates antes del asalto sobre Montevideo.
Situación histórica previa a la campaña:
Hacia fines de 1806 el Gobernador Ruiz Huidobro había ordenado la organización de  nuevos cuerpos de milicias con los cuales se constituyó la guarnición de Montevideo. A principios de enero de 1807 se recibieron noticias en Buenos Aires que se había avistado una poderosa fuerza naval inglesa, que amenazaba Montevideo y el Gobernador Militar  don Santiago de Liniers,  ordenó convocar al ejército y se organizó una expedición auxiliadora a Montevideo.
Por su parte, el virrey Sobremonte muy desprestigiado en Buenos Aires, cruzó a la Banda Oriental acompañado de una importante fuerza de caballería, pero tampoco fue bien recibido en Montevideo, por lo cual se instaló en la zona del arroyo Miguelete. En la ciudad, a instancias del pueblo que hostigaba al Cabildo, se organizó una fuerza al mando del Brigadier Lecocq lista para salir a combatir a los ingleses. Estos hechos, que ocurrieron históricamente, dan lugar a la organización de las fuerzas virreinales de esta pequeña campaña. Los ingleses están también organizados como lo estuvieron históricamente.
Condiciones de victoria
La campaña se desarrollará entre enero y mayo de 1807. Para enero la flota inglesa está en el hexágono Y11. La posición de los virreinales será informada a los correspondientes jugadores. Cada bando tendrá objetivos que cumplir, cada objetivo cumplido sumará 10 puntos acumulativos con el puntaje de cada localidad ocupada. Ganará la campaña el bando que posea más puntos al finalizar la misma.
Localidad
Puntaje
San Isidro Labrador de Las Piedras
6
Villa de la Concepción de Pando
8
Maldonado
San Carlos
10
4
Ntra.Sra. de Guadalupe (Canelones)
4
Cartografía de la campaña
En la cartografía cada hexágono representa 13 Km.
Desarrollo de la campaña
El desembarco inglés se realizó el 22 de enero sin oposición por parte de los virreinales cuyo comandante había previsto que un comandante inglés prudente desembarcaría en Maldonado y se ocuparía de buscar las provisiones tan necesarias y si fuera audaz desembarcaría en alguna playa cercana a Montevideo para tratar de terminar rápidamente con la campaña. 
Lecocq se encontraba en Montevideo, Elio había desembarcado en Colonia unos días antes y Sobremonte tenía su fuerza desplegada entre Montevideo y Las Piedras. El Comandante virreinal envió la fuerza de Sobremonte hacia Maldonado y ordenó el arreo del ganado que estaba en la zona hacia la zona de Las Piedras y la fuerza de Sobremonte debía encontrarlo para escoltarlo. Así Sobremonte también tomaba una posición central entre Montevideo y Maldonado.
El comandante inglés en una demostración de audacia decidió desembarcar en el Buceo una playa relativamente cercana a Montevideo y al no encontrar oposición se dispuso a marchar hacia la villa de la Concepción de Pando donde esperaba encontrar algunas provisiones. Si no encontraba ganado en los alrededores haría requisas en las casas de la villa y en la estancia cercana.
Después de algunas alternativas que pusieron color a la marcha de los ingleses, el 24 de enero de 1807 (lunes 27 de febrero de 2017) finalmente tuvo lugar la primera batalla de esta pequeña campaña en la Banda Oriental.
El juego
El juego se desarrolló sin mayores inconvenientes hasta que hacia el final un lamentable accidente hizo que se apagara la vieja laptop electro dependiente donde corría el programa que administraba el juego. La situación del juego para ese momento y la buena disposición de los jugadores permitieron llegar a un final aceptable para todos y se pudo cerrar este capítulo de la campaña. Acá va el relato.
Los ingleses

Los virreinales
Los ingleses ya sabían que los esperaba una fuerza enemiga en la villa de la Concepción de Pando, pero no sabían que la previsión del jefe enemigo había permitido que reunieran a toda la fuerza disponible dejando Montevideo con una pequeña guarnición.
Los virreinales entusiastas sabían que debían enfrentar el ejército más disciplinado de Europa, lo cual por entonces era decir el mejor del mundo, y lo debían hacer con unos pocos veteranos y una mayoría de unidades de milicias bien uniformadas y entusiastas, pero deficientemente entrenadas.

Los virreinales desplegaron así: Sobremonte a la derecha, donde contaba con espacio para usar su cuerpo de caballería, Lecocq en el centro, ocupando la localidad y la iglesia y Elío a la izquierda defendiendo el solar de Gaynza.
Elío desplegó sus nueve cañones de seis libras en una posición fuerte frente al solar de Gaynza, Lecocq desplego en descubierta sus seis cañones de 8 libras y la batería de 18 lbs, tirada por bueyes, fue colocada en una posición fuerte junto al bosque. Sobremonte colocó algunos de sus regimientos detrás del bosque y desplegó a los restantes manteniendo atelada su batería volante de 4 libras.
Los ingleses desplegaron a su derecha a la Brigada Ligera, en el centro a la Brigada Auchmuty y a la izquierda la brigada comandada por Vassal con toda la caballería disponible, pues sus avanzadas le habían informado que allí estaba el numeroso cuerpo de caballería virreinal.
Como era de esperarse los virreinales iniciaron la batalla cautelosos y manteniendo sus posiciones, y los ingleses, que habían realizado una audaz operación de desembarco…también fueron cautelosos.
La batalla comenzó a los cañonazos, ambos bandos se dieron los buenos días con descargas de artillería y los ingleses comenzaron a avanzar la Brigada Ligera. Los Royal Marines, formados en tiradores, avanzaban sobre el solar de Gaynza y el Batallón Ligero, también formado en tiradores, avanzaba sobre la villa de Concepción de Pando, los Rifles marchaban en línea doble detrás de los Royal Marines. Esta disposición ponía de manifiesto su temor a la batería de la Artillería de la Unión que estaba en posiciones fortificadas entre el solar de Gaynza y la villa. El centro inglés también comenzó a avanzar con sus batallones formados en línea en apoyo a la Brigada Ligera.
Los virreinales movilizaron el cuerpo de caballería de Sobremonte que avanzó hacia la izquierda inglesa sufriendo el fuego de sus cañones y recibiendo el ataque de los dos regimientos de Dragones Ligeros que los ingleses habían desplegado allí.







En el centro, los cañones virreinales arrojaban metralla sobre las líneas inglesas que avanzaban y apenas llegaron dentro del alcance máximo de los mosquetes empezó el fuego de la infantería apostada en los tapiales de la iglesia y del pueblo.
El fuego de la batería a pie inglesa hizo que la batería de 8lbs virreinal desplegada en descubierta tuviera que retirarse y la batería de 18lbs. , bajo la protección de una posición fuerte, seguía haciendo fuego.
 Elío lanzó a los Húsares de Núñez a frenar el avance de los Royal Marines que venían en orden abierto sostenidos por los Rifles en doble línea y desde el centro virreinal Lecocq envió a los Blandengues de Montevideo sobre dos batallones del centro inglés que habían comenzado a avanzar lentamente.
Los Royal Marines desplegados en tiradores evadieron a los Húsares de Núñez que fueron a chocar con los Rifles que al verlos venir formaron rápida y fríamente en cuadro. Los Rifles son topas de elite y no corrían más peligro que un D10 =0, inmediatamente rechazaron a los Húsares que se retiraron desorganizados.
En el centro sucedió una situación similar, los Blandengues de Montevideo cargaron al Batallón Ligero que no logró evadir ni formar en cuadro y que se retiró precipitadamente, el batallón más cercano que venía en su apoyo, formó cuadro y rechazó a los Blandengues que debieron retirarse.
En ambos casos la caballería fue rechazada pero el ataque se había detenido.












En el flanco izquierdo inglés, dos de los regimientos del cuerpo de caballería de Sobremonte fueron derrotados por uno de los regimientos ingleses que los tomó de flanco, pero los Voluntarios de Caballería del Paraguay lograron cargar exitosamente sobre un regimiento inglés y se metieron en un bosque abierto detrás del cual estaba emboscado el otro regimiento de Dragones Ligeros.
En estos combates Sobremonte perdió a los regimientos de Voluntarios de Córdoba y de Montevideo que fueron destruidos y luego a los Voluntarios del Paraguay que sufrieron cuantiosas pérdidas. Solo le quedaban los Blandengues y el Fijo de Dragones de Buenos Aires.
En el centro, la infantería virreinal continuó haciendo fuego sobre los ingleses que lo respondían y el avance se hacía más lento. La batería de 8lbs pudo volver a la línea y fue desplegada pero la batería de 18 libras fue obligada a atelar y a retirarse por el fuego inglés, también pudo regresar, pero finalmente ambas baterías fueron destruidas
En el flanco derecho inglés el batallón formado por compañías de Royal Marines fue destruido y los Rifles debieron detener su avance al pie de la colina del solar de Gaynza.
Elío decidió entonces enviar nuevamente a los Húsares de Núñez, que se habían reorganizado, lo cual hizo que los Rifles formaran en cuadro, pero los Húsares los ignoraron y cruzaron el Arroyo de las Carretas para amenazar la retaguardia inglesa y en el otro flanco los regimientos sobrevivientes de Sobremonte se aprestaban para hacer lo mismo.
Eran casi las siete de la tarde y empezaba a anochecer, los ingleses tenían su ataque detenido en toda la línea, la noche pareció apresurarse en ese fatídico día y el comando inglés decidió que se ganaba más con una retirada con las fuerzas todavía en condiciones de combatir y dirigirse a Maldonado, que estaba a un día de marcha y donde esperaban encontrar provisiones tan necesarias para seguir la campaña.


Las tropas virreinales estaban cansadas y muy castigadas, pero prorrumpieron en gritos de júbilo al ver la retirada inglesa, no los habían podido desalojar de sus posiciones. Sus jefes, analizando fríamente la situación y las cuantiosas pérdidas sufridas, no se alegraron tanto y decidieron, dejar una pequeña guarnición formada por voluntarios de la zona y retirarse bajo la protección de las murallas de Montevideo.
Muchas gracias a todos compañeros de juego que tuvieron la amabilidad de visitarme y la gentileza de disimular las dificultades.